Comunicar es emocionar

PorAna Domínguez

Comunicar es emocionar

Decía mi profesor de Psicología del Lenguaje que no es lo mismo comunicar que informar.

Cuando comunicamos, debemos tener en cuenta variables tan importantes como las emociones. Éstas forman parte del mensaje y le dan intención a lo que queremos contar.

Cada frase, cada imagen, cada gesto o incluso cada olor, van vinculados a una emoción que en muchas ocasiones es universal, similar para todos y en otras va asociada o condicionada a las experiencias de cada uno. Piensa por un momento en porqué solemos acompañar una frase de un emoji cuando utilizamos WhatsApp. ¿Qué busco con mi mensaje? ¿Qué emoción quiero provocar?

Esto mismo nos debemos preguntar cuando queremos vender nuestro producto. Ya sea nuestro negocio, nuestra idea, nuestro argumento o nuestro propio perfil.

¿Qué es comunicar?

El mundo de la comunicación y el marketing ha evolucionado de tal manera y tan deprisa que casi tenemos que adaptar nuestra organización a cada cliente, de forma integral y específica. Y eso requiere de imaginación, de ideas frescas, de cosas no vistas hasta ahora en este campo. También que se perciba de manera clara nuestra intención, es decir, eliminar lo que en psicología llamamos ruido del proceso de la comunicación.

La tendencia actual llama vender experiencias a eso precisamente, a generar una emoción en el cliente. Las empresas buscan además diferenciarse a través de esas experiencias.

Para realizar una buena venta, por tanto, para comunicar bien hay aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de trazar nuestra estrategia de comunicación:

1 – Decide cuáles van a ser tus clientes potenciales: ¿A qué público pretendes llegar?

2 – Adapta tu mensaje y sus características a ese público o target.

3 – Une ese mensaje a una emoción y perdurará para siempre.

Esto es debido a la asociación de recuerdos con estados emocionales, que permiten una mayor conexión y fijación del material a recordar, permitiendo su consolidación. Es lo que hace una estructura de nuestro cerebro fundamental para la emociones, el sistema límbico.

4 – El mensaje debe ser sencillo (que no es lo mismo que simple).

5 – Apóyate en visualizaciones o exposiciones impactantes.

Según la Programación Neurolingüística, no todos recordamos o procesamos la misma experiencia a través del mismo canal. La PNL diferencia este proceso en visual, auditivo o kinestésico en función de cómo percibimos la información de lo que nos rodea.

¿Cómo evitar fracasar en nuestra estrategia de comunicación?

Y en el polo opuesto encontramos las acciones que nos llevarán, sin lugar a dudas, a fracasar en nuestra estrategia de comunicación:

1 – Que nuestras acciones o nuestra actitud esté en disonancia con nuestro mensaje.

2 – No ofrecer confianza en nuestro propio producto o idea.

3 – No manejar el componente emocional de las habilidades sociales.

Esto nos llevará a no comprender las emociones ajenas ni a regular las emociones propias. Por tanto, nuestro mensaje no llegará o lo hará de la manera no deseada.

4 – La mala reputación digital, ya sea nuestra a nivel profesional, de nuestro producto o de nuestra organización.

En este punto juega un papel muy relevante la responsabilidad social, es decir, lo que aportamos a nuestra sociedad como empresa.

Ya no solo vale vender nuestro producto y hacerlo bien, sino que además debemos comprometernos de alguna manera con lo que nos rodea, devolverle a la sociedad parte de lo que nos da.

Ejemplos hay muchos: colaborar con asociaciones y ONG, apoyar a deportes minoritarios, a colectivos en riesgo de exclusión, colaborar con entidades medio ambientales promoviendo la sostenibilidad de nuestros productos, priorizar en aspectos como la conciliación, etc.

Después de leer todo esto, puede parecerte que la comunicación es un proceso complejo y difícil, más aún cuando entran en juego las emociones. Todo lo contrario, el manejo adecuado de las emociones sobre todo las básicas, tristeza, felicidad, sorpresa, asco, miedo e ira nos ayudan a preparar nuestra estrategia y son fundamentales para que nuestro plan tenga éxito.

About the author

Ana Domínguez contributor

Ana Domínguez Natera es psicóloga general sanitaria y Docente. Lcda. en Psicología por la UGR, Máster en Dirección de protocolo y comunicación por la Escuela Superior GADE.

You must be logged in to post a comment.