Liderazgo y Marca Personal

La fábrica de los líderes

Un entrenador deportivo, además de liderar su grupo de trabajo, también está obligado a contar con una capacidad de control a la hora de manejar los tiempos y la comunicación. Para transmitir sus ideas, sus conocimientos, su experiencia, necesita emplear el mensaje correcto para motivar a sus jugadores hacia la victoria. El técnico en cuestión puede ser el mejor interpretando tácticamente un partido, pero de poco le servirá si no tiene la capacidad necesaria para llegar con la palabra y los gestos a la meta final.

El deporte es comunicación. Una mirada que acaba en asistencia de gol, un movimiento de manos desde la banda que lleva a un cambio de estrategia en la jugada de ataque o la celebración de una canasta. Una charla previa al partido para dar las últimas consignas o una queja al árbitro por estar en desacuerdo con la última falta señalizada. Aplausos desde la grada. Y abrazos tras la victoria final.

La comunicación forma parte del juego, pero en muchas ocasiones los profesionales del deporte descuidan un factor que puede marcar diferencias. Más de un entrenador ha sido destituido por no emplear las herramientas adecuadas a la hora de gestionar una crisis comunicativa con su plantilla. Cada vez son más habituales, en las redes sociales, las meteduras de pata de deportistas que no saben hacer un uso correcto de un arma que puede jugar mucho en su contra. Y sonrojantes, por su falta de sentido y contenido, son muchas declaraciones que se realizan a los medios de comunicación.

Profesionales que dedican horas y horas a entrenar, pero que no son capaces de vender su imagen y marca personal. Son líderes, o aspirantes a ello, pero sin palabra. Y se sorprenderían al conocer todo lo que ganarían, personal y deportivamente, marcando también las diferentes fuera del terreno de juego. Cada uno elige en libertad. Empezar a ganar partidos antes de empezar o empatar a nada en el campeonato de la mediocridad. Los líderes nacen, pero también tienen que hacerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *